Suelos de PVC para cocinas industriales antideslizantes e impermeables
¿Qué tipos de baldosas para suelo de cocina son las mejores?

El suelo es el elemento clave en la cocina. En este espacio de alto tránsito es donde mayor cantidad de humedad y suciedad se acumula (grasa, restos de alimentos, líquidos derramados, etc.), por lo que el pavimento elegido debe ser fácil de limpiar, resistente y antideslizante.

En el mercado existen muchos pavimentos para el suelo de las cocinas. Elegir uno u otro depende de nuestra casa y de nuestro estilo de vida, sin olvidar la estética, la comodidad y, sobre todo, la funcionalidad y los beneficios que aporta

Desde EcoSuelosPVC te presentamos los diferentes tipos de baldosas para el suelo de la cocina existentes, así como la mejor opción para instalar.  

Baldosas para suelos de cocina: opciones existentes

Suelos porcelánicos

Las baldosas para suelos de cocina de porcelana son muy habituales. Este tipo de suelos absorben el agua y tienen una buena resistencia mecánica. No obstante, el suelo porcelánico tiene un principal inconveniente: se trata de un pavimento frío, que no transmite el calor y que es más caro que otro tipo de baldosas para el suelo de la cocina.  

Suelos de madera

La madera  puede parecer una opción por la elegancia de su apariencia, aunque ya existen suelos de otros materiales que ofrecen la sensación propia de la madera. 

Apostar por suelos de madera puede ser un problema cuando la instalamos en la cocina porque los listones/baldosas macizos se mueven cuando el ambiente es húmedo o cuando el suelo se friega, algo inevitable y muy habitual en la cocina. Además, la zona de mayor tránsito (delante del fregadero y de la vitrocerámica) tendrá un mayor desgaste que, con este material, será más acusado visualmente. 

Suelos de microcemento

El principal inconveniente de los suelos de microcemento en las cocinas es que el material debe combinarse con otros materiales para que buena aportar beneficios. En algunos casos, como cocinas industriales, se combina microcemento con baldosas para suelos de cocina de PVC. Y apostar solo por el PVC será más beneficioso.

Suelos laminados 

Los suelos laminados se componen de varias láminas pegadas y prensadas que ofrecen una apariencia similar a la de la madera.

El principal inconveniente de estos suelos es que las juntas pueden no sellarse bien, por lo que se colará entre ellas la humedad. Algo que se convertirá en un gran problema para tu cocina.

Suelos de linóleo

El linóleo es un material orgánico comercializado en forma de láminas o baldosas para los suelos las cocinas. Su fabricación es ecológica y en ella se usan materiales como aceite de linaza, polvo de corcho, polvo de madera y resinas. 

Sin embargo, el linóleo es difícil de cortar y colocar, no resiste tan bien el paso del tiempo como otros materiales, y puede romperse si caen sobre él materiales afilados (por ejemplo un cuchillo o un vaso de cristal que se rompe). 

Baldosas de PVC para el suelo de tu cocina: la opción perfecta 

El PVC es un material versátil e ideal para la fabricación de baldosas para el suelo de la cocina.  A nivel mecánico el suelo de vinilo se caracteriza por su resistencia y por su facilidad para la limpieza. 

El PVC es práctico y fácil de instalar. Se comercializada en rollos, baldosas y lamas. Nuestro consejo es elegir baldosas de PVC como las de EcoSuelosPVC, más fáciles de colocar y que ofrecen resultados seguros.

Las 5 grandes ventajas de apostar por las baldosas de PVC en las cocinas son:

  1. Es fácil de instalar. Nuestras baldosas de PVC son fáciles de instalar, lo que supone un ahorro de tiempo y dinero. Las piezas se ajustan a las formas y rincones más complicados convirtiéndose en una opción muy práctica para los suelos cocinas. 
  2. Es fácil de limpiar. Las baldosas para suelos de cocina de PVC presentan una gran resistencia a la humedad lo que facilita su limpieza: una capa de agua diaria y quedará como nuevo. 
  3. Es muy resistente. El vinilo aguanta bien los roces, los arañazos y los derrames de fluidos. Estas cualidades garantizan una gran durabilidad y un mantenimiento sencillo.
  4. Es seguro. Debido a su composición, las baldosas de PVC impiden el crecimiento de hongos, bacterias y ácaros, son antideslizantes e imposibilitan la formación de energía estática. 
  5. Es cálido y agradable. Las baldosas de PVC son suaves y agradables a la hora de caminar, ya que cuentan con un capa de amortiguación. 

¿Quieres más información sobre nuestras baldosas de PVC para suelos de cocina? Echa un vistazo a nuestra web. Y si tienes dudas, ¡contacta con nosotros!

Losetas de PVC
Suelo de PVC para gimnasio Suelo de PVC para laboratorios Suelo de PVC para industria electrónica Suelo vinílico antideslizante